Blog

Un Ayuntamiento que incumple su propia Ordenanza de Mascotas

Cada vez más personas me vienen insistiendo desde hace tiempo en dos reiterados incumplimientos de la Ordenanza de Mascotas (el nombre completo es más técnico) en nuestra capital: la falta de espacios adecuados para que los perros puedan andar libremente y, como consecuencia de ello, que no pocos dueños los lleven sueltos por zonas céntricas y muy concurridas, con las consiguientes molestias e incluso riesgo para otros viandantes, muchos de los cuales tienen un temor muy respetable y comprensible ante estas situaciones. Que tú sepas que tu perro no va hacer nada a otros no es excusa, pues los demás no tienen por qué saber cómo es tu perro ni les tranquiliza lo que tú digas: la mejor manera de respetar a tu mascota y a otras personas es cumplir lo que dice la normativa.

Como amante de los animales en general y de los perros en particular, sé que hace poco hubo una iniciativa ciudadana para recoger firmas pidiendo al Ayuntamiento de Segovia que cumpla de verdad con el artículo 9 de su propia Ordenanza de Mascotas, que obliga al equipo de gobierno socialista a habilitar espacios adecuados para que estos animales puedan andar sueltos sin molestar a nadie (ver noticia de El Adelantado).

Cualquiera que conozca un poco nuestra capital, y más los dueños de los casi 3.000 perros que hay en ella, sabe perfectamente que no existe un espacio de esas características en toda Segovia, ya que, como también me insisten los afectados, los mal llamados pipicanes no responden ni de lejos a lo estipulado en dicha ordenanza, por lo que es responsabilidad única y exclusivamente del actual Gobierno local, que debe ser el primero en cumplir uno de los principales puntos de su propia normativa.

Extracto de la vigente Ordenanza Municipal Reguladora de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos y de Compañía del Ayuntamiento de Segovia
Extracto de la vigente Ordenanza Municipal Reguladora de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos y de Compañía del Ayuntamiento de Segovia

A su vez, todo lo anterior no ayuda a desincentivar la continua presencia de perros sueltos en zonas muy concurridas de la ciudad, lo que supone otro incumplimiento reiterado de esa misma ordenanza, que obliga a llevarlos siempre atados por la vía pública y, en ciertos casos, también con bozal. Basta salir a la calle a cualquier hora del día para ver ejemplos de ello, lo cual no pasa solo en esta ciudad, sino en casi todas, pero supongo que a los segovianos les importa lo que pasa en Segovia y ya se sabe que mal de muchos…

Sirva este comentario en primer lugar para poner de manifiesto una realidad que muchos segovianos sufren a diario como dueños de mascotas, como viandantes o como ambas cosas a la vez. Y que este Ayuntamiento se tome en serio de una vez un problema que, al menos a mí, no me parece menor, para lo cual ya está tardando en crear dos o tres áreas para perros con las características necesarias para que cumplan su función de verdad, no los pipicanes, que no están de más, pero que no sirven para lo que marca la propia ordenanza.

Como siempre, ya sabéis que se aceptan propuestas sobre esta y cualquier otra reflexión que comparto con vosotros.